Libro Pensiones dignas y sostenibles para todos

Con el avance sostenido de la esperanza de vida y los frecuentes cambios en el mercado laboral, ni el sistema de reparto, ni el de capitalización individual, garantizan pensiones dignas y sostenibles para todos El virus previsional está erosionando la esperanza y el nivel de vida de la gran mayoría de los envejecientes. Miles de millones de jubilados y pensionados se enfrentan a un panorama muy incierto, que reduce su calidad de vida. Durante las próximas décadas, los envejecientes crecerán mucho más que los cotizantes, y cada vez serán más longevos. Como resultado de la agudización de los déficits previsionales, la mayoría de los países se han visto obligados a reformas paramétricas para reducir las pensiones y jubilaciones. En las últimas décadas 203 reformas: 79 países elevaron los aportes, 62 la edad de retiro y 62 ajustaron la fórmula para calcular las pensiones. Durante la puesta en circulación virtual del [Seguir Leyendo...]

Cambios para elevar la tasa de reemplazo

La pensión digna no depende del nivel del salario, sino de la tasa de reemplazo real, del equilibrio actuarial, de la sostenibilidad financiera del sistema y de la esperanza de vida de los pensionados y jubilados, entre otros factores Los cálculos no avalan el planteamiento de que los bajos salarios son la principal limitante del monto de las pensiones en nuestro país. En ese punto difiero del estudio “Suficiencia y Sostenibilidad de las Pensiones en República Dominicana”, del Observatorio de la Seguridad Social (OSES) del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).  La propia investigación estima en un 24% la tasa promedio de reemplazo, es decir, el monto de la pensión, como % del salario. De acuerdo a la misma, un trabajador con un salario de RD$10,000.00, recibirá una pensión mensual de sólo RD$2,400.00, con una reducción de su ingreso y de su nivel de vida de RD$7,600.00, dejándolo en la [Seguir Leyendo...]

Nueva mezquindad oficial

A pesar de los pronósticos de muy bajas pensiones, ahora los trabajadores dominicanos tendrán que financiar a la DIDA y a la TSS, con lo cual el gobierno se economiza el pago de millones para destinarlos a más actividades superfluas La recientemente promulgada ley 13-20 que modifica el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS) elimina la mora de decenas de miles de empresas y de más de un centenar de los ayuntamientos, lo cual era necesario. Pero también, de facto, libera al oficialismo de la obligación presupuestaria con la DIDA y la TSS.  Soy el primero en reconocer la necesidad de fortalecer a la TSS, dotándola de personería jurídica para perseguir una evasión y elusión que atenta contra la sostenibilidad financiera del SDSS y le niega el derecho a la protección social de 175,000 trabajadores. También es necesario fortalecer a la DIDA, ante las crecientes críticas, denuncias e inconformidad de [Seguir Leyendo...]